¿Te gusta? ¡Compartelo con tus amigos!
Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone

El sucesor de Alí Arango, ganador del concurso el año pasado, saldrá de la docena de artistas que compiten en la 33 edición

Por: PABLO RODRÍGUEZ

En 1939, Mario Castelnuovo-Tedesco, uno de los compositores más relevantes de la Italia del momento, creó una pieza especial tras quedar asombrado por la interpretación de un joven Andrés Segovia. La obra jugaba con la delicada sonoridad que el maestro de Linares lograba sacar de su instrumento y la aunaba con la potencia de una orquesta que debía acompañar al solista y ‘dialogar’ con él sobre el escenario. La composición, primera colaboración entre dos de las figuras más relevantes de la música clásica europea del siglo XX, será rescatada en la 33ª edición del certamen de guitarra clásica que lleva el nombre del intérprete jienense.

La vinculación entre Segovia y Castelnuovo-Tedesco será el eje del concurso, que fue presentado ayer en el Palacio de Condes de Gabia. Con motivo del 50 aniversario del fallecimiento del compositor italiano, los dos maestros serán homenajeados en una edición que empleará las obras del primero para decidir el nombre del ganador del certamen.

Castelnuovo fue uno de los compositores más relevantes de la escena clásica transalpina en el siglo XX. De enorme talento, su trabajo navegó entre las corrientes clásicas y neorrománticas, pero también entre otras más eclécticas como el serialismo. Maltratado y prohibido bajo el régimen de Mussolini, el italiano tuvo que exiliarse a Estados Unidos, donde estuvo atento también a las composiciones dedicadas al cine. Su relación con Segovia fue de mutuo respeto y consideración. Consciente de la enorme capacidad del guitarrista, le dedicó una de sus mejores obras, que será reivindicada en la presente edición del certamen dedicado al linarense.

Los premios se mantienen en la nueva edición, con 10.000 euros para el ganador

Tal y como explicaron los organizadores, hasta el momento han sido doce los músicos apuntados al concurso, cuyo plazo de inscripción finalizará el próximo viernes 12 de enero. Los guitarristas competirán entre sí para tomar el testigo de Alí Arango, ganador de la cita de 2017, ene tres pruebas eliminatorias cuyas características fueron anunciadas ayer. La primera de las pruebas tendrá lugar el 23 de enero en el Auditorio de La Herradura. En ella, los concursantes interpretarán un repertorio de libre elección compuesto por obras de varios estilos y que no debe exceder en ningún caso los 15 minutos de duración.

La segunda fase se celebrará en el mismo escenario y obligará a los candidatos a interpretar una recopilación de piezas en varios estilos y libre elección. Cada guitarrista tendrá como máximo 20 minutos de recital y deberán tocar al menos la obra ‘Capriccio Diabolico (Homenaje a Paganini), Op. 85a’ de Castelnuovo-Tedesco.

La final, que tendrá lugar la tarde-noche del 27 de enero, volverá a tener a Castelnuovo-Tedesco como protagonista. Los candidatos protagonizarán un programa en el que destaca precisamente el célebre concierto que el italiano dedicó en 1939 a Andrés Segovia, un ‘Concierto para guitarra y orquesta’ nº1 en Re Mayor en el que estarán acompañados por los miembros de la Orquesta de la Universidad de Granada (OUGR), dirigida para la ocasión por Gabriel Delgado.

En el apartado de premios, las cantidades que recibirán el ganador y los finalistas se mantienen en las mismas cifras que la última edición. El guitarrista que salga victorioso recibirá 10.000 euros, un instrumento construido especialmente para la ocasión y la posibilidad de protagonizar un recital a cuenta del certamen. El finalista que quede en segundo lugar será obsequiado con 4.000 euros y una guitarra especial; mientras que el tercero se llevará 2.000 euros.

El jurado estará compuesto por, entre otros, los ganadores de otras ediciones Joaquín Clerch y Franz Haslàz, así como el granadino David Martínez. El presidente será nuevamente Diego Martínez, que destacó ayer la «altura», la «seriedad» y la «profesionalidad» de los miembros.

Un músico único

El concurso, de carácter competitivo, está dirigido a intérpretes cuya finalidad es la difusión y el estudio de la guitarra clásica al tiempo que pretende honrar la memoria del gran músico Andrés Segovia. El guitarrista linarense, figura esencial de la música clásica del siglo XX, estuvo especialmente vinculado con la cultura de la provincia. En colaboración con Federico García Lorca y Manuel de Falla, Segovia fue uno de los catalizadores del I Concurso de Cante Jondo, celebrado en la Alhambra en 1922.

Tomado de: 
http://www.ideal.es/




Categories: Noticias